“Hay una nueva generación” – Julia Mengolini en Ni a Palos


“Hay una nueva generación”

 25 Septiembre 2010

“Hay una nueva generación”

Por Julia Mengolini

El multitudinario acto que la juventud hizo en el Luna Park el miércoles pasado fue la condensación de un proceso que se ha dado en los últimos tiempos y que tiene que ver con la aparición de una nueva camada de jóvenes dirigentes y militantes políticos del espacio nacional y popular. Hablamos con los cinco referentes más importantes de La Cámpora, el espacio de los jóvenes kirchneristas que parece hegemonizar esta renovada energía: Juan Cabandié, Andrés “El Cuervo” Larroque, Mariano Recalde, Eduardo “Wado” De Pedro y José Ottavis.

-¿Qué es La Cámpora?
-De Pedro:
Somos la expresión de un sector de la sociedad y de la juventud en particular que se ve identificado con las medidas y con las políticas del gobierno nacional.
-Larroque: Es una herramienta política que tiene como objetivo darle un marco real de acción al conjunto de los espacios juveniles que apoyan este proyecto y, por supuesto, trascender y transformarse en una corriente política que marque agenda respecto de las cuestiones políticas en general, haciendo especial eje en el concepto de militancia y organización.
-Recalde: La Cámpora viene a hacerse cargo de profundizar el proyecto político iniciado en el 2003.

– ¿Qué representa?
-Cabandié:
Representa una necesidad política generacional, renovación política, convicciones, principios, peronismo transformador.
-Ottavis: Durante el proceso de los 90 y principios del 2000, los que militábamos en el peronismo lo hacíamos sin tener muy en claro desde qué lugar, con qué identidad y con qué objetivo. La Cámpora aparece como la respuesta a esa necesidad y aparece como un emergente que conduce a los que ya están convencidos, pero también como emergente de captar a los que no estaban convencidos o estaban afuera. Hoy un pibe con historia peronista puede decir: “yo estoy en La Cámpora”, pero lo más loco es que un pibe que no tiene historia militante, diga: “yo quiero bancar a Néstor, voy a La Cámpora”. La Cámpora nos permitió hacernos cargo de los lugares abandonados.

-¿Qué puentes tiende La Cámpora hacia esa juventud no tan directamente politizada?
-Cabandié:
Con hechos políticos como el que se vivió el martes, con mensajes claros, dando a entender que la política es trasformadora, para que todos nosotros vivamos mejor, y también con iniciativas y creatividad tanto en lo comunicacional como en los hechos políticos.
-Recalde: Además, esta nueva generación que pertenece a muchísimos grupos que confluyeron en La Cámpora tiene el lenguaje y las formas que van a permitir que se sumen nuevos jóvenes que hasta ahora no estaban participando en política.
-Larroque: El peronismo siempre se caracterizó por tomar demandas sociales insatisfechas a las que había que darle una traducción política e institucionalizarlas como políticas de Estado. Nosotros tenemos que saber leer cuáles son aquellas cosas que ya son parte de la realidad y que en todo caso la política tendrá que incorporar a su agenda y el Estado institucionalizarlas. El matrimonio igualitario era algo que ya existía y al que había que darle una formulación legal. En ese sentido, hay un montón de cuestiones para tratar y hacerse cargo. Nosotros apoyamos este proyecto pero se va a ensanchar el margen de participación si se hace todo lo que falta. Lo que se hizo es muy bueno pero tenemos que hacernos cargo de las demandas pendientes, y está en nosotros construir la fuerza para poder dar lugar a esas transformaciones.
-De Pedro: Estamos organizando la militancia en los barrios, en las universidades y en los secundarios. También tenemos un espacio de cuadros técnicos y profesionales con una profunda discusión sobre políticas públicas y cómo aportar desde la profesión de cada uno a la profundización del modelo nacional pensando en la mayor inclusión y en la justicia social.

-¿Cómo imaginan un tercer gobierno kirchnerista?
-De Pedro:
Primero, para que haya un tercer mandato, la juventud tiene que aportar a este proceso político constituyéndose como un actor que comience a interpelar más a la juventud y en este sentido nos tenemos que trasformar en un factor de poder. Tenemos que empezar a difundir dentro de la juventud cuál es el proyecto político del gobierno nacional ya que hay una brecha entre lo que consideramos que es el país real y lo que algunos medios de comunicación quieren relatar que es su realidad.
-Recalde: Yo imagino cada vez más lugares de conducción para la juventud y cada vez más lugares de gestión para darle el impulso que necesita un proyecto que pretende renovarse permanentemente. Me imagino un gobierno que profundiza la redistribución de la riqueza, que avanza sobre los resabios de leyes y disposiciones que perduran de la dictadura militar y de la década de los noventa.
-De Pedro: Un tercer gobierno lo veo profundizando la distribución del ingreso, veo una fuerte impronta juvenil y profesional en casi todos los ámbitos del Estado, veo a la juventud pensando cómo modernizar el Estado, cómo gestionar mejor los recursos para que lleguen de un modo más eficiente. También me imagino una gran reforma en las fuerzas de seguridad, me imagino un gobierno con más salud, más educación, más justicia y también veo un gobierno yendo hacia políticas de pleno empleo.

-¿Cuál es el rol de la juventud en esta agenda?
-De Pedro:
Tratar de aportar a la discusión nacional para poder instalar temas que estén fuera de la agenda de los medios. Después también nos ocupa el tiempo pensar en cómo diseñar políticas públicas y aplicarlas ya sea desde espacios de formación y discusión dentro de las organizaciones juveniles o desde los lugares de gestión.
-Larroque: El trabajo tiene que ser hablarle a la sociedad, establecer ejes en la disputa y concientizar para que la correlación de fuerzas te permita profundizar el modelo. Hay varias discusiones abiertas pero otro de los ejes puede ser la distribución de las ganancias de las empresas. En general la juventud va a priorizar todo lo que tenga que ver con la redistribución del ingreso y la justicia social, consolidar la trasformación del modelo productivo y que eso redunde en el sector del trabajo y, por supuesto, terminar con la exclusión, avanzar hacia el pleno empleo y hacia el 50- 50. Esa es la madre de todas las discusiones, en el medio de esa pelea, la aplicación de la Ley de Medios es algo central para poder dar la discusión.
-Recalde: La juventud tiene que empujar los procesos de cambio, tiene que prepararse para ir tomando la posta de manera de ir renovando los cuadros dirigentes del país y reemplazando a aquellos que no están capacitados para llevar adelante un proceso como este, y mucho menos para profundizarlo.
-Larroque: Tenemos que marcarle la cancha a aquellos opositores o a aquellos que también están alineados a este proyecto político pero no entienden la profundidad de la transformación que se está encarando. A unos decirles que son empleados de los monopolios y a los últimos explicarles que no hay margen para dudar y que hay que profundizar. En función de eso, la juventud tiene que patear un poco el tablero para ir más allá de lo que las condiciones normales de la política determinan.

-¿Hasta qué punto esta juventud puede “correr” a este gobierno? ¿O es que siempre va a la cola?
-Recalde:
Hasta ahora el gobierno ha tenido la iniciativa en cada uno de los cambios que se produjeron. Nuestra responsabilidad es empujar un reclamo social que por primera vez haga que el gobierno tenga que responder a un pedido de una generación y no que la generación salga a bancar las medidas que impulsa el gobierno.

-¿Cómo se reconcilia la rebeldía característica de la juventud con el hecho de ser oficialistas?
-Cabandié:
Se da porque hay un cambio de época, tanto en el país como en la región. Porque los presidentes son más parecidos a sus pueblos. Porque el 2001 para nosotros fue un punto de inflexión donde distintos sectores se organizaban para dar solución al estado de miseria que los miserables quisieron imponer en el país. Hoy todas esas transformaciones se dan desde el gobierno, por eso tanta empatía de este gobierno con los sub 40, porque hoy la rebeldía pasa por ser parte de este gobierno. Porque confronta a los sectores de poder que no quieren vivir en un país con mayor grado de justicia.
-Recalde: Este gobierno tiene una rebeldía que no tuvo ningún gobierno desde el año 45.
-Larroque: Este proyecto político ha logrado desenmascarar al poder real, al poder de las corporaciones, y logró demostrar, dentro de la democracia, que el gobierno no es el lugar donde reside todo el poder sino que hay factores de suprapoder que condicionan a la democracia misma. Hoy ser rebelde pasa por apoyar este proyecto político. Es muy raro, pero hoy ser rebelde es ser oficialista. En todo caso, ser oposición, es estar alineado con los sectores conservadores.

– A la vez es difícil compatibilizar la idea de rebeldía con la idea de lealtad.
-Ottavis:
Es un trabajo y una construcción. Cuando no tenés nada, cuando no representás a nadie en política, para estar cerca del poder no queda otra que ser amigo del poder. Cuando vos representás algo, para estar cerca del poder, no hay que ser amigo del poder, sino ser representativo de esos que vos decís que representás y defender sus derechos. Entonces, uno no tiene que ser leal a un jefe, uno tiene que ser leal a una idea. Yo a Néstor Kirchner no soy leal, soy leal a la idea que representa Néstor Kirchner. Soy leal a la idea de un PJ como partido revolucionario y hecho de transformación social cuando está en el gobierno, soy leal a la idea de que no puede haber chicos que se mueran de hambre, a la idea de que no haya gatillo fácil, a la idea de que haya más hospitales, más vivienda, más salud. Siempre y cuando Kirchner represente esa idea, va a estar ahí mi lealtad. El problema es que en la política de los últimos 20 años la lealtad no era a las ideas, sino a las personas y uno no representaba a nadie, entonces tenía que ser amigo del poder. Lo más importante no es que yo sea leal, es que Néstor sea leal. Entonces, en la medida en que tenés dirigentes leales como Néstor y Cristina, es mucho más fácil ordenarse para abajo.

– El Cuervo Larroque al principio puso énfasis en la militancia y la organización, ¿qué aprendieron en estos años?
-Larroque:
A ser parte de un proyecto colectivo que trascienda lo personal y entender que el individuo se realiza en una comunidad que se realiza. Es la única manera de construir algo duradero. Los que hacían política con un criterio individual, demostraron que es algo que no sirve, en cambio si uno hace política de manera colectiva, el mismo espacio lo conduce a uno cuando uno personalmente tal vez no está con todas las ganas, pero formar parte de un proyecto colectivo es garantía de que los objetivos a los que uno apunta se van a realizar. Hay que aprender a conducir pero también a ser conducido y eso exige una responsabilidad yy un esfuerzo muy grande.
-Ottavis: Que lo estable, lo constante, lo que perdura en el tiempo es la organización, que es real eso, no al pedo. Perón decía: “la organización vence al tiempo”, todo el resto es boludeo, todo el resto es mentira. El poder es efímero, todo el resto se va. Lo único que queda es lo que se organiza y la clave de todo esto es poder organizar al poder popular. La otra que aprendí es que en esta idea de organización, el territorio organiza. Uno no puede ser todólogo. El militante del todo es militante de la nada. El militante tiene que tener una baldosa determinada, un marco de acción y desde ese lugar ser parte de algo superior y de un proyecto colectivo.

– ¿Qué sensación les quedó después del acto del martes?
-Cabandié:
Fue un acto de alegría. La sensación es que se está dando nacimiento a una generación que reasume las responsabilidades políticas, con la sensación de que esta generación está para mucho más. -Recalde: Hay una nueva generación militante, cada vez más numerosa, cada vez más organizada, que no quiere ser el futuro sino el presente de la política y que lo está siendo. El acto demostró que esta generación tiene la madurez, la grandeza y el espíritu para construir, todos unidos, una fuerza política capaz de sostener las conquistas de los últimos siete años pero sobre todo de profundizar este modelo para avanzar en todo lo que falta.
-Larroque: El 14 cristalizó una nueva generación en términos políticos. Néstor y Cristina abrieron el camino para que esto se dé, por generosidad y por visión estratégica. Ahora depende de nosotros hasta dónde se pueda llegar.
-De Pedro: El acto significa el comienzo de una nueva etapa en la militancia juvenil y generacional. Para los que venimos militando desde la resistencia en los 90, el acto fue un sueño anhelado durante todos esos años. El desafío que tenemos por delante es seguir militando codo a codo todos los espacios de juventud para romper el cerco mediático y explicar a toda la sociedad en qué consiste y cómo sigue el proyecto nacional.
-Recalde: Otro dato es que el Luna Park reunió a grupos de lo más diversos: secundarios, universitarios, barriales, sindicales y culturales que se unieron atrás de un mismo proyecto político y eso se expresó en los cantitos unificados, que también demostraron que quienes estaban en el acto eran todos militantes comprometidos, o sea, una fuerza poderosísima. La gran protagonista fue la unidad de una generación kirchnerista.
-Ottavis: Fue un hecho histórico. Fue emocionante ver a esos miles de jóvenes reunidos mostrando la unidad de la Juventud. Ahí estuvieron los jóvenes para decirles a Néstor y a Cristina que bancamos todo lo que pasó en el país en estos siete años, pero queremos ir por más. Siempre hacemos nuestra una sentencia de Evita: “El peronismo será revolucionario, o no será”.
-De Pedro: Tenemos que levantar las mejores banderas de nuestra historia, aprender de los errores y convertirnos en un factor de poder que ponga límites a las fuerzas que quieren retroceder en las conquistas. Tenemos que ser el motor de la profundización de este modelo democrático, popular e inclusivo. Tenemos un gran desafío.

cabandieJuan Cabandié

Legislador porteño, Presidente
del bloque Encuentro Popular
para la Victoria y Secretario General
de la Juventud Peronista. Nació
en marzo de 1978 en la ESMA
donde su madre, Alicia Alfonsín,
se encontraba en cautiverio luego
de haber sido secuestrada. Ella y su
padre, Damián Cabandié, siguen
desaparecidos. En el 2003 recuperó
su identidad y empezó a militar
en Abuelas de Plaza de Mayo.

larroqueAndrés “Cuervo” Larroque

Secretario General de “La Cámpora”
y Subsecretario para la
Reforma Institucional y el Fortalecimiento
de la Democracia. En
el secundario fue presidente del
Centro de Estudiantes del Colegio
Nacional Buenos Aires. El “Cuervo”
tiene una larga historia en la
militancia social en villas. En 2003
fundó Juventud Presente, agrupación
en la que militó hasta que
confluyó en La Cámpora.

de pedroEduardo “Wado” De Pedro

Director de Aerolíneas Argentinas.
Es hijo de Lucila Révora
y Enrique “Quique” de Pedro, militantes
montoneros, ambos desaparecidos.
Estuvo secuestrado tres
meses cuando tenía dos años. Su familia
lo buscó incesantemente hasta
encontrarlo. En los 90 militó en
H.I.J.O.S., después en Derecho en
NBI y en el Sindicato de Judiciales.
Es abogado y maestrando en Administración
y Políticas Públicas.

recaldeMariano Recalde
Presidente de Aerolíneas Argentinas.
Hace un par de
años rechazó una coima de veinte
palos verdes que le ofrecían a
cambio de frenar un proyecto que
proponía eliminar el curro de los
tickets canasta. En el secundario
fue presidente del Centro de Estudiantes
del Colegio Nacional
Buenos Aires y en la Facultad
de Derecho fundó la agrupación
NBI. Dr. en Derecho Laboral.

ottavisJosé Ottavis

Es militante de La Cámpora y Secretario
General de la JP de la Provincia
de Buenos Aires. Empezó militando
en una parroquia en la villa “La Cava”.
Se hizo peronista cuando conoció a un
dirigente de la villa. “El impacto de conocer
la pobreza y hacerme cargo de eso
vino de la mano de hacerme peronista”,
explica. Luego encontró su lugar en la
defensa de los Derechos Humanos y
empezó a militar con el Canca Gullo
en la APDH a fines de los 90.

Anuncios

Acerca de Arturo Jauretche

“Nada grande se puede hacer con la tristeza. Desde la ciencia al deporte, desde la creación de la riqueza a la moral patriótica, el tono está dado por el optimismo o por el pesimismo. Nos quieren tristes para que nos sintamos vencidos y los pueblos deprimidos no vencen ni en la cancha de fútbol, ni en el laboratorio, ni en el ejemplo moral, ni en las disputas económicas… Por eso, venimos a combatir alegremente. Seguros de nuestro destino y sabiéndonos vencedores, a corto o a largo plazo”. Ver todas las entradas de Arturo Jauretche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: