Polemica Fito Páez vs Alejandro Rozitchner


La mitad
Por Fito Páez *

Nunca Buenos Aires estuvo menos misteriosa que hoy. Nunca estuvo más lejos de ser esa ciudad deseada por todos. Hoy hecha un estropajo, convertida en una feria de globos que vende libros igual que hamburguesas, la mitad de sus habitantes vuelve a celebrar su fiesta de pequeñas conveniencias. A la mitad de los porteños le gusta tener el bolsillo lleno, a costa de qué, no importa. A la mitad de los porteños le encanta aparentar más que ser. No porque no puedan. Es que no quieren ser. Y lo que esa mitad está siendo o en lo que se está transformando, cada vez con más vehemencia desde hace unas décadas, repugna. Hablo por la aplastante mayoría macrista que se impuso con el límpido voto republicano, que hoy probablemente se esconda bajo algún disfraz progresista, como lo hicieron los que “no votaron a Menem la segunda vez”, por la vergüenza que implica saberse mezquinos.

Aquí la mitad de los porteños prefiere seguir intentando resolver el mundo desde las mesas de los bares, los taxis, atontándose cada vez más con profetas del vacío disfrazados de entretenedores familiares televisivos porque “a la gente le gusta divertirse”, asistir a cualquier evento público a cambio de aparecer en una fotografía en revistas de ¿moda?, sentirse molesto ante cualquier idea ligada a los derechos humanos, casi como si se hablara de “lo que no se puede nombrar” o pasar el día tuiteando estupideces que no le interesan a nadie. Mirar para otro lado si es necesario y afecta los intereses morales y económicos del jefe de la tribu y siempre, siempre hacer caso a lo que mandan Dios y las buenas costumbres.

Da asco la mitad de Buenos Aires. Hace tiempo que lo vengo sintiendo. Es difícil de diagnosticarse algo tan pesado. Pero por el momento no cabe otra. Dícese así: “Repulsión por la mitad de una ciudad que supo ser maravillosa con gente maravillosa”, “efecto de decepción profunda ante la necedad general de una ciudad que supo ser modelo de casa y vanguardia en el mundo entero”, “acceso de risa histérica que aniquila el humor y conduce a la sicosis”, “efecto manicomio”. Siento que el cuerpo celeste de la ciudad se retuerce en arcadas al ver a toda esta jauría de ineptos e incapaces llevar por sus calles una corona de oro, que hoy les corresponde por el voto popular pero que no está hecha a su medida.

No quiero eufemismos.

Buenos Aires quiere un gobierno de derechas. Pero de derechas con paperas. Simplones escondiéndose detrás de la máscara siniestra de las fuerzas ocultas inmanentes de la Argentina, que no van a entregar tan fácilmente lo que siempre tuvieron: las riendas del dolor, la ignorancia y la hipocresía de este país. Gente con ideas para pocos. Gente egoísta. Gente sin swing. Eso es lo que la mitad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires quiere para sí misma.

* Vecino de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/172161-54651-2011-07-13.html

————————————————————————————————-

Fito, no entiendo
Por Alejandro Rozitchner
 

¿Cómo puede un artista popular de la talla de Fito Páez terminar expresándose de manera tan fascista, despreciando a quienes piensan distinto? ¿Cómo, después de unas elecciones libres en las que el pueblo de la ciudad se manifestó con claridad a favor de una opción, puede alguien creerse con el derecho a denigrar públicamente semejante torrente de votos?

Es raro. Es una lástima. Conozco personalmente a Fito, no al punto de la amistad profunda, pero hemos dormido bajo el mismo techo. Lo quiero. Lo considero uno de los artistas más finos y logrados del rock nacional. “Tumbas de la gloria” me estremece, me parece un tema superior, escalofriante y genial, testimonio de la grandeza y profundidad de su sensibilidad. No entiendo qué le pasó, cómo puede expresarse de esta manera. Pero más allá de Fito, al que no creo conveniente condenar por este paso en falso (uno escribe a veces, dejándose llevar, cosas de las que después se arrepiente), siento que tenemos que señalar en la ocasión una costumbre muy fea que nos hace retroceder en el tiempo.

El que piensa distinto no es denigrable. Ningún voto es monstruoso, lo monstruoso es que no haya votos. La democracia se basa en el respeto a la diferencia. No siempre es fácil aceptar al otro, pero es nuestro deber. Yo voté y votaré nuevamente a Mauricio porque creo que es la mejor opción para la ciudad, pero no creo que los que votan a Filmus, a Solanas, a Estenssoro, a Telerman y a los otros candidatos sean malas personas. Puedo creer que se equivocan, que sería mejor que votaran por Mauricio, pero los respeto. Los respeto no por bueno, sino porque creo en que es mejor una sociedad plural que una uniforme, creo que la cultura y la vida ciudadana se benefician con la diversidad.

Puedo tratar de convencerlos, argumentando. Hacerlo, además, si tengo ganas, porque también siento que con muchas personas hay otros temas por tratar. Puedo tener coincidencias artísticas y sensibles más profundas a veces con personas que votan distinto a como voto yo. No creo que la política deba dominarlo todo, creo en las realidades humanas, en el arte, en las ideas, en el asado, en la amistad, en el amor. La exageración política, es decir, creer que todo es política y todo debe ser tratado en términos políticos, es más una patología que una postura ideológica.

Por otra parte, Fito, me sorprende porque creo que has tratado a muchos de los que formamos parte del PRO y sabés bien que no somos monstruos. ¿Por qué, entonces, esa intolerancia “facha” en tu nota? ¿Qué pasó? ¿Qué necesidad hay?

No sólo la ciudad no está hecha un estropajo, como decís, tampoco hay una jauría de ineptos en el gobierno sino gente capaz que está haciendo infinidad de cosas por el bien común, como es visible no sólo para el enorme porcentaje de personas que votó por Mauricio sino para cualquiera que se tome el trabajo de conocer esas realidades de las que hablás sin saber. Cualquiera que prefiera mirar la sociedad de cerca a creer en las mentiras de patas cortas que se inventan intencionalmente. El gobierno de la ciudad no es perfecto, claro está, somos humanos tratando de hacer las cosas bien, lo mejor posible, argentinos tratando de mejorar.

No es lindo que creas ser el dueño del swing, el que puede decir quien tiene onda y quien no. El rock siempre tuvo esa vertiente canchera e intolerante: la rubia tarada, gente sin swing, gente que no, etc. No es lo más interesante del rock, no es su parte poética y transfiguradora, digamos. Es su aspecto resentido, pobretón, limitado. ¡Superémoslo!

Esa visión de la sociedad como un sistema maligno, además, carece de verdad. El sistema somos todos nosotros tratando de vivir juntos, y no hay una maquinación que actúe en contra nuestra. Los fracasos provienen más de las incapacidades que compartimos que de un mal alucinado. El odio que a veces arrastramos es una mala herencia de un pasado que ya no es.

Dale, Fito, aflojá. No des pie a que digan ahora cosas feas e innecesarias de vos, que tanto nos diste a todos.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1388999-fito-no-entiendo

Anuncios

Acerca de Arturo Jauretche

“Nada grande se puede hacer con la tristeza. Desde la ciencia al deporte, desde la creación de la riqueza a la moral patriótica, el tono está dado por el optimismo o por el pesimismo. Nos quieren tristes para que nos sintamos vencidos y los pueblos deprimidos no vencen ni en la cancha de fútbol, ni en el laboratorio, ni en el ejemplo moral, ni en las disputas económicas… Por eso, venimos a combatir alegremente. Seguros de nuestro destino y sabiéndonos vencedores, a corto o a largo plazo”. Ver todas las entradas de Arturo Jauretche

3 responses to “Polemica Fito Páez vs Alejandro Rozitchner

  • Gonzalo

    Alejandro, no tengo el gusto de conocerte pero he leido alguna nota tuya con alto contenido de intolerancia, de hecho esta misma nota es intolerante al que piensa distinto. Sobre todo distinto a vos. No he leido nada tuyo respecto a la intolerancia de Pino a los salteños cuando hablo del voto no claificado, ni tampoco escribiste o te desgarraste la vestidura cuando Elisa Carrió dijo que seria bueno que Cristina quede viuda, ni tampoco te escuche decir nada sobre la falta de gas en el Borda hace mas de tres meses, ni sobre la falta de gas en muchas escuelas hace tres años. No será que el facho e intolerante sos vos? No será que estas tan enamorado del Ing Macri, que lo llamas Mauricio para disimular todas las cagadas que el se manda, todos los actos de corrupción que el ampara?
    Tendría muchas cosas mas pero seguramente vas a decir que soy un intolerante K. y en eso, tambien te vas a equivocar.

  • Luciana

    Yo no estoy en contra de que Fito Páez de su opinión sobre el tema, es la misma democracia la que se lo permite. Lo que hay que evaluar en estos casos es LA FORMA en la que se dice. Uno puede estar en contra de muchas normas, acciones y decretos políticos por generalizar, pero no por eso se debe despreciar al otro por el simple hecho de que no piensa de la misma manera que uno. Eso es ser totalitario y atenta contra las libertades de cualquier ciudadano, ya que en todo caso, cada uno se hace responsable de su voto y de las posibles consecuencias que acarrea consigo, sean positivas o no. No podemos pretender que todos tiremos para un mismo lado…¡somos muchos, por lo que diferencias entre nosotros van a sobrar! . Tendríamos que aprender a ser tolerantes y no dejarnos llevar por nuestra “pasión” o fanatismo en cuestiones en donde no influye la postura de UNA persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: